Teruel

Localización de la judería de Teruel. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

Localización de la judería de Teruel. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

Los judíos, al igual que los mudéjares, arraigan tardíamente, coincidiendo con la conquista de Valencia en 1238. Los documentos más tempranos sitúan su presencia en la segunda mitad del siglo XIII, lo que concuerda con el hecho de que el fuero de Teruel, en cuyas disposiciones se contemplan ambas minorías, se date entre 1229 y 1260. Asimismo, desde 1274 la comunidad tributará regularmente a la Corona hasta su extinción, llegando a alcanzar una población de 350 o 400 habitantes.

El asentamiento de la judería se corresponde con el distrito comprendido entre la puerta de Guadalaviar y los barrios de San Andrés y San Pedro. Así, la puerta principal, el Portal de la Judería o Portal Alto, se practicó en la muralla en el primer segmento de la calle de Ambeles, a los pies del Torreón, antiguo Alcázar.

Para la construcción de la sinagoga se cedieron unos terrenos cerca de la subida al castillo de Ambeles en los años 1279-80. Centro de la vida cívica y sede de las asambleas, cuenta con dependencias docentes y hospitalarias, en cuyo entorno vivían las clases eminentes de draperos y financieros (Najarí, Quatorze, Abenrodrich, etc.). Su emplazamiento pudo coincidir con la Casa del Judío, junto al Castillo menor o Alcázar, entrando por la calle Comadre.

En la plaza de la Judería abría sus puertas la alhóndiga o almacén de la poderosa familia de los Najarí –la taula de cambio la tenían en la Plaza Mayor, junto a la Alcaicería, enclave activo de mercaderes hispanos e italianos– y el macello antiquo.
En 1412 el concejo aprueba unas ordenanzas segregativas en las que se les asignaba un espacio que se extendía por la calle y plaza de la Judería y las calles del Torreón de Ambeles, Horno (Fosar de San Pedro), Valcaliente (la Grajera), Caracol, Bartolomé Esteban, Fontana (Rector de Finojosa), así como algunos tramos de las calles Comadre (la Argolla), Aínsas (el Chapo) y Hartzenbusch (cuesta de San Pedro), abrazado por un muro de rejola que contaba con cuatro postigos, cerrados por la noche mediante candados, en la callejuela que iba hacia la Alcaicería, la cuesta de San Pedro, la calle Aínsas y los aledaños de la plaza de Balomar.

El cementerio fue localizado en 1925, con motivo del trazado de la carretera de Alcañiz, en los Llanos de Santa Lucía, planicie amesetada que aparece después de atravesar el barranco de las Cuevas, que discurre entre el Arrabal bajo los Arcos y une la rambla de San Julián con el convento de San Francisco. En las campañas posteriores se recuperó la colección de ajuares más representativa de Aragón.

El Museo Provincial expone en sus vitrinas una amplia colección de cerámicas esmaltadas en verde y morado, de los siglos XIV y XV, y la posterior de tonos azules, pertenecientes a las postrimerías de la Edad Media, obtenidas de las bodegas y sótanos de inmuebles procedentes de las excavaciones realizadas en el barrio. Una de las piezas estelares se trata de una lámpara Hanukiyah, prácticamente intacta, empleada en la Fiesta de las Luces.

Galería:

Autor: Ricardo Vila

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Visit Us On TwitterVisit Us On PinterestVisit Us On Youtube