Tarazona

Localización de la judería de Tarazona. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

El barrio presenta un núcleo primitivo, o judería vieja, y una ampliación posterior o judería nueva. La primera pasará a denominarse después de la expulsión la Rúa, y la segunda, Plaza de Nuestra Señora o Barrionuevo.

La judería vieja se asienta a los pies de la Zuda, ocupando un área  flanqueada por la barbacana de la ciudad, la acequia de Selcos, la plaza del Mercado y la puerta del Burgo. Es decir, la calle Aires, Judería, Rúa Alta, Rúa Baja y la plazoleta de los Arcedianos, contando con un censo de cincuenta viviendas.

El recinto presentaba puertas o trenques: la puerta de la Plaza Nueva (en la intersección de la Plaza de España y calle Aires), la Porticiella (un portalito en el tramo de la Rúa Baja próximo a la morería) y la puerta debajo de la Zuda (en la Rúa Alta). El límite septentrional está trazado por la barbacana, que flanqueaba la calle del Conde. La linde meridional sigue el cauce de la acequia de Selcos.

En la visita pastoral de 1410 se especifica que la aljama cuenta con una sinagoga mayor y otra menor, más modesta. Según se deduce de la documentación, ocupaba un espacio próximo a la popularmente conocida como Casa de Bécquer, ingresándose desde la plaza de los Arcedianos. Una de las casas anexas era propiedad de la familia conversa de los Casanate.

El obispo expidió la licencia de reconstrucción en 1370, al haber sido destruida  tras la invasión de Pedro I. Consta de una sola nave, cubierta con madera a doble vertiente, a la que se accede mediante un patio. En ese ámbito existe un edificio que conserva una loggia de ventanas, ahora ocluidas, que permitían su iluminación. Se realizaron obras de reparación en el período 1439-42, encargadas al judeoconverso Gonzalo Manyos y a Muça Colata, moro de Torrellas.

Es sintomático que la calle de los Aires y la Cuesta de los Arcedianos tomara el nombre, hasta fines del siglo XVIII, de calle del Estudio Mayor, inmueble que tendría dimensiones apreciables y que se extendería por el flanco oriental de la judería, coincidente, en buena medida, con el hostal de Los Arcedianos.

La judería nueva nace en torno a 1423. En su origen se conjugan factores demográficos y ecológicos. Cuando las carnicerías se emplazaban en el barrio de Santa Cruz no existía el problema que se genera en 1417, momento en el que el rey determina que tengan su propio macellum. Como solución se deriva un brazal de la acequia de Selcos, donde existían algunas curtidurías, levantándose las instalaciones en torno a la placeta de Nuestra Señora.

Así, en una segunda fase, la ocupación se prolonga a través de la cuesta de los Arcedianos para articularse en torno a la plaza de Santa María o de Nuestra Señora, protegida en la parte más próxima al río Queiles por una barbacana. Su segregación se logra mediante una puerta en el último tramo de la calle Madorrán, esto es, el Arco de Santa Ana. Una segunda puerta se abría en el extremo occidental de la plaza, en las cercanías del molino harinero del Cubo.

En el archivo de la Catedral se conserva una colección de pergaminos, en su mayoría bíblicos, y una pequeña sección miscelánea (Haggadah, Moed Katan del Talmud de Babilonia, un Midrash Rabbah y un pequeño tratado de medicina en árabe con caracteres hebreos).

Galería:

Autor: Ricardo Vila

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Visit Us On TwitterVisit Us On PinterestVisit Us On Youtube