Sos del Rey Católico

07_sos-del-rey-catolico

Localización de la judería de Sos del Rey Católico. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

Tras su ocupación por el rey navarro Sancho Garcés, al tratarse de uno de los puntos estratégicos en las comunicaciones del área septentrional de Aragón durante el siglo X, la red urbana fue creciendo en torno al castillo y a la iglesia de San Esteban, inmejorable como plaza fuerte y de fácil defensa, disponiendo sus calles de modo concéntrico y adaptándose a la orografía.

Aunque los judíos no participan todavía en la colonización, la iglesia de San Esteban no es ajena a esta minoría, pues en una de las tres estatuas laterales, que a modo de columnas sustentan las arquivoltas, en el escudo que representa al rey David, figura una inscripción en caracteres hebreos referida a dicho monarca.

Sin embargo, en el promontorio existente al sur, coronado por un castillo, cuyo solar ocupa actualmente el Palacio de Sada, se levantó la iglesia de San Martín en el siglo XIII. A partir de ese momento la villa se articulará en dos barrios yuxtapuestos, asociados a su respectivo castillo-iglesia, que no se unifica hasta la construcción del recinto amurallado levantado con Alfonso III en el último cuarto del siglo XIII. Este hecho es relevante, ya que las autoridades de la aljama, guiadas por un deseo de intimidad y protección, solicitan en 1301 el cierre y delimitación de la judería, una de cuyas confrontaciones linda con las murallas recién construidas.

De esta época data el portal que se levanta anexo a la capilla de San Martín –en una compraventa realizada en 1429 se cita unas casas de Martín de Lozano en sus inmediaciones, limítrofes con las de Jacó Cohen– o el situado en las proximidades del Portal de la Reina, por donde los judíos salían de la villa. En cualquier caso, ambos trenques ocluirían este espacio y lo aislaban del resto del caserío.

Sabemos por los inventarios elaborados a propósito de la expulsión, que la judería –que meses después será bautizada como Barrio Nuevo– contaba con unas treinta viviendas, apostadas a ambos lados de una carrera pública que discurría a espaldas del Palacio de Sada, lugar de natalicio de Fernando II. Está conformada por el entramado de la plaza de la Sartén y las calles de Mentidero, Salsipuedes, Luna y Coliseo, con sus correspondientes callizos.

El complejo de la sinoga, que incluía un corral anejo, el hospital y un horno, fue adquirido por el racionero de la aldea de Arbe, en la víspera de la Navidad de 1492, ignorándose el destino posterior.

Ciertas disputas nacidas entre la aljama y el linaje señorial de los Sada, en las que tercia el baile Pedro de Ayerbe en nombre de la Corona, nos colocan sobre la pista del cementerio. A mediados del siglo XV, Martín de Sada había ocupado un campo cercano al fosal de los judíos, emplazado en un extremo de las eras de San Martín, siendo requerido para que desistiera de sus pretensiones, mediante la permuta de un corral cercano a su residencia.

Galería:

Autor: Ricardo Vila

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Visit Us On TwitterVisit Us On instagramVisit Us On Youtube