El Frago

Localización de la judería de El Frago. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

Localización de la judería de El Frago. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

Los primeros emigrantes judíos llegan en torno al siglo XII, estimulados por la carta de población que otorgara Alfonso I en 1115. No obstante, su conformación como comunidad política ha de aguardar al último tercio del siglo XIII.

Vasallos de la Corona, al igual que Biel, Luesia o Albalate del Arzobispo, se incorporará a la mensa del arzobispado de Zaragoza durante el mandato del prelado Dalmau de Mur, permaneciendo bajo su tutela hasta la expulsión.

La judería se asienta en la calle Infantes, que discurre paralela de los otros dos viales donde reside la población cristiana –calle Mayor y San Nicolás– cuyo tramo acodado desemboca en la Plaza Mayor, donde ambas comunidades confluían en el mercado semanal. Las fuentes señalan de modo genérico que se localiza en el interior del muro de la Corona, la misma denominación que en Ejea de los Caballeros.

El barrio presenta una típica parcelación gótica, donde alguna de sus casas vierte a dos calles, de distinto nivel, cuadras y bodegas por un lado, y a vivienda por otra. Solo en el perímetro o en lugares marginales se habilitan espacios artesanales, corrales y establos. Contaba con una sinagoga, cuyo edificio fue donado por el arzobispo a su escudero Miguel de Sesé en el año 1497, destinándola a uso privado. Asimismo, en un edificio anejo, disponía de hospital.

El acceso a algunas manzanas se realizaba a través de callizos sin salida. Todavía el plano parcelario conserva trazas de unos patios interiores muy significativos en los inmuebles rotulados con los números 35-38. Esta morfología, que impone servidumbre de paso, ahora desaparecida tras las fachadas, explica que surgieran disputas vecinales.

Contaba con un cementerio extramuros. Documentos del siglo XVIII aluden al fosal de los judios del Cantal en una loma próxima al río Cervera, si bien su localización ha sido posible gracias a un amojonamiento del año 1817 que incluía referentes geográficos valiosos (camino de Valpalmas, carrera de Cervera y corral de Liso).

Se han conservado dos epitafios, reutilizados a modo de sillares, en la fachada de una vivienda de la calle Mayor, junto al número 15, muy próxima a la plaza de Trévedes, en la que se cita al rabí Yom Tob, hijo de rabí Yishaq, y al eminente sabio rabí Hayyim. Asimismo, en una prospección de superficie, fueron halladas in situ dos lápidas de contorno irregular y pequeño tamaño que conmemoran a Oro y a Ester, esta última una niña.

Por los datos fiscales de que disponemos, en la primera mitad del siglo XV, según el registro de las Cortes de Maella (1404), contaba con unas quince familias, es decir, en torno a 60 o 70 personas. A pesar de que gran parte de la documentación se ha perdido, se han rescatado los apellidos más comunes (Alfragí, Alfrangil, Alnieta, Aluengo, Amato, Aymano, Aziz, Pebre y Rogat).

Galería:

Autor: Ricardo Vila

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Visit Us On TwitterVisit Us On PinterestVisit Us On Youtube