Daroca

Localización de la judería de Daroca. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

Localización de la judería de Daroca. Infografía: Antonio Estepa Rubio.

En el período islámico, los judíos ocuparon el espacio situado entre el Cas­ti­llo Mayor y el barranco de la Grajera, en los aledaños de la Puerta Alta, pues Ramón Berenguer IV, cuando concede el fuero (1142), respeta su ubicación original. En los momentos de máxima expansión, durante los siglos XIII y XIV, el barrio se proyecta hacia Castell Nou, al otro lado de la Calle Mayor. Cuando en 1458 el monarca les asigna parte de su antiguo solar, una vez restaurada la comunidad, la delimitación discurre desde la plaza de la iglesia de San Pedro, el promontorio del Castillo Mayor, la muralla y la citada Calle Mayor.

La concepción de la judería es de inspiración musulmana. Presentaba numerosos callizos por donde se entraba a las viviendas y contaba con puertas y postigos en su perímetro. La elite económica vivía en torno a la calle Barrio Nuevo y Josef Albo. Mientras, las clases medias y las más modestas viven, por lo común, en régimen de alquiler, compartiendo alguna de las estancias con otras familias (corrales, patios, etc.).

Los artesanos tienen sus talleres en el interior de sus viviendas, por lo común en las estancias de la planta calle, donde sastres y calceteros lo utilizan como botiga (tienda) y obrador. Las más rentables, con contratos anuales, abren sus puertas en la Calle Mayor.

La primera mención expresa a la sinagoga data de 1279, si bien su antigüedad y la precariedad de sus materiales obligaron a efectuar reformas entre 1382 y 1387, agregando un pequeño edificio anexo con fines asistenciales. Disponía de una tribuna o matroneo, a modo de galería o coro.

Según escribe Diego de Espés en su Historia Eclesiástica, fue consagrada en iglesia bajo la advocación de Santa Engracia en 1416. Sin embargo, no existen rastros ni memoria que lo acredite, por lo que es posible que nunca se convirtiera en realidad. Contaba con tres séfer Torah, o rollos de la Ley, con unas coronas de plata, subastados por los delegados del Patrimonio Real un año antes, cuando la aljama estaba oficialmente disuelta.

Discurriendo el año 1459 los documentos aluden a la sinogua nueva con motivo del retorno de la población hebrea, cuando se procede al nombramiento de los primeros cargos dirigentes. El edificio, muy modesto, se encontraba en obras en la década de los ochenta, pues se aplicaban con este fin un tercio de las multas impuestas por los adelantados. Se situaba en la plaza de Barrio Nuevo, centro neurálgico de la judería, próxima a la Torre de la Sisa y la muralla. Con motivo de la expulsión es vendida por el Baile real, junto con el hospital anejo, al mercader local Juan Jaso, ignorándose el uso posterior.

Cuenta con dos personajes ilustres. Su líder espiritual, rabí Jucef Albo (1380), autor del Sefer ha-‘Iqqarîm (Libro de los Principios) (1425), es considerado el último gran filósofo judío del Medievo. Asimismo, en torno al 1438 nace Luis de Santángel, futuro Maestre Racional de Fernando el Católico, implicado en la financiación del descubrimiento y colonización del Nuevo Mundo, viviendo en la ciudad hasta los siete años, en que acudirá junto a su padre, mercader de paños, afincado en Valencia.

Galería:

Autor: Ricardo Vila

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Visit Us On TwitterVisit Us On PinterestVisit Us On Youtube